fbpx

DNO – Cómo creé mi curso online ( Parte 2)

Imagen destacada de cómo creé un curso online parte 2

Te conté en posts anteriores cómo creé mi curso online y cuál fue el origen de Transforma tu Conocimiento en un Negocio online, creado para enseñar como convertir el conocimiento de las personas en un negocio digital. Un nombre, por cierto, que ha mutado con el paso de las semanas a TCN – Transforma tu Conocimiento en un Negocio de formación digital. Pero esa es otra historia que contaré más adelante.

Una vez encontré de qué iba a hacer el curso, llegó el momento de abordar su ejecución. De pasar del dicho al hecho.

Apostando por un formato audiovisual para el curso

Realmente siempre lo tuve claro desde el principio: mi curso iba a ser audiovisual 100%. Por un lado, creía que era la mejor manera de poder hablar y explicar la multitud de conceptos que iba a tratar.

Un formato en vídeol no solamente me permitía expresarme mejor, pues gracias a él podría combinar explicaciones con esquemas, imágenes. También permitiría que los alumnos me pusieran voz y cara, que descubrieran mi manera de expresarme…Que me conocieran en resumen. En mi cabeza, siempre tuve el formato de los míticos cursos Actívate de Google.

Imagen de los cursos Actívate de Google

Y por el otro, sabía que no me supondría ninguna dificultad grabarlo y editarlo debido a mi experiencia en el sector de la producción audiovisual. De forma que una vez decidido el formato del curso pasé a darle forma.

Definiendo el índice

Realmente una de las partes más complicadas de la creación de cualquier curso online es la de definir la estructura del mismo y del índice del contenido. Porque una vez que te sientas a crearlo, comienzan a aparecer pensamientos como «debería incluir esto» o » es imprescindible que cuente esto otro» . Por no hablar del «Sí o sí, tienen que saber esto«. En fin, cuando uno se da cuenta tiene en su folio un listado de temas que:

  1. Tiene que cribar para escoger los más idóneos
  2. Tiene que ordenar en un índice

No os voy a engañar: definir el índice de contenidos fue sin duda lo más difícil de crear el curso. En primer lugar por lo duro que es seleccionar qué es lo que se queda dentro y qué es lo que se va fuera.

Porque si por ti fuera, entraría todo lo que tienes imaginado…Pero hacerlo, puede convertir tu curso en una mala macedonia de contenido que desvirtúa su propósito, lo eterniza y además lo hace aburrido e intrascendente.

Imagen del índice inicial de TCN
Imagen del índice inicial de TCN

Así que de todas las ideas y temas que apunté, hice una selección de contenido ¿Mi criterio a la hora de decidir? Los beneficios prácticos que iba a aportar la información compartida. Me explico.

Yo soy una persona de naturaleza práctica, y pensé que si alguien iba a pagar por un curso mío…Pues en cada contenido tendría que llevarse información de valor y claves que pudiera aplicar en su día a día. Nada de teoría banal sin valor que puede hallar en cualquier post de blog como éste.

Así que a la hora de seleccionar qué iba a entrar y qué no, se cayeron del curso todos aquellos conocimientos teóricos que no aportaran nada práctico y rentable al estudiante.

Mi objetivo con esta práctica es que todo aquel que lo cursara en el futuro, sintiera mientras lo cursara que se ha encontrado un chollo: que se ha llevado mucho más de lo que ha pagado.

Organizando la estructura del curso

Y después porque una vez seleccionado el contenido…hay que ordenarlo y estructurarlo. Y es entonces cuando viene la pregunta del millón ¿Cómo hacerlo?

Pues bien reflexionando sobre cómo crear la estructura en base al índice, me acordé de un viejo truco que a todos nos enseñaron en el colegio: a la hora de escribir un relato, la fórmula que nunca fallaba era la de introducción, nudo y desenlace.

Y por ahí tiré: organicé un índice basado en una introducción – cómo descubrir ese conocimiento que te hace especial- un nudo – los pasos siguientes que hay que hacer para convertirlo en un negocio- y un desenlace – fórmulas prácticas para ponerse manos a la obra y aplicar la teoría aprendida.

Dicho índice lo organicé en un esquema de 4 x 4: 4 bloques con 4 módulos cada uno que contenían todo el material audiovisual, escrito y gráfico necesario (además de todos los documentos descargables, etc). A estos 4 bloques habría que sumarle también un bloque de bienvenida y otro de despedida.

Imagen de la estructura de bloques planteada en el TCN inicial.
Imagen de la estructura de bloques planteada en el TCN inicial

Una vez organizado y estructurado el curso, adapté el índice a un script o guion de grabación: mi plan inicial era grabarme hablando a cámara contando todos y cada uno de los contenidos del curso.

Jugaba a mi favor, o seo creía yo, que dominaba el contenido de lo que iba a contar. Y que además, por mi experiencia como periodista televisivo, tenía práctica hablando a cámara y vale, es cierto que me costaría un poco arrancar y coger el ritmo, pero en nada lo tendría dominado. ¿Qué podía salir mal?

Lo primero, un » breve» incidente técnico con un horno y mi mano. Iluso de mí, que pensaba que iba a ir todo como la seda…

Pero esta parte, ya os lo cuento en la próxima entrega.

¿Quieres construir tu propio sistema de ingresos pasivos que dependa 100% de ti? Si es así, te invito a que le eches un vistazo a mi curso online TCN – Transforma tu Conocimiento en un Negocio de formación online.

En él enseño cómo crear, lanzar, vender, escalar y facturar tu propio negocio de formación digital basado en aquello que sabes: cursos online, infoproductos, mentorías, blogs de afiliación.

Aprenderás sobre los modelos de negocio, Lean Startup, Business Model Canvas, funnels de venta, facturación, contabilidad, marketing digital…¡Y un montón de cosas más que te están esperando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído, comprendo y acepto la política de privacidad

Posts Recientes